Hipotecas a interés variable - como funciona
News Ticker

Hipotecas a interés variable

Hipotecas a interés variable

Las hipotecas a interés variable son un tipo de préstamo en el que el interés varía con el tiempo, respecto a la variación de los tipos de interés en el mercado. De todas maneras, las modificaciones están sujetas a las condiciones específicas del préstamo contraído.

La forma de hacerlo es la siguiente: se fija un tipo de interés inicial y un plazo para la revisión del mismo (suele ser de 12 meses). Al finalizar ese plazo, se fija un tipo base de referencia (el Euribor generalmente), un diferencial a añadir a ese interés de referencia, y un plazo para la revisión del índice de referencia (suele ser 6 o 12 meses). Con este tipo de hipotecas,  los cambios experimentados por el índice de referencia acaban reflejándose directamente en hipoteca.

Según la legislación española, el tipo variable oscila tomando como referencia los indicadores oficiales para préstamos hipotecarios publicados por el Banco de España. Es decir, para poder establecer la cantidad respecto al tipo de interés, se debe tomar como referencia los indicadores oficiales publicadas por el Banco de España. A éstos les sumaremos un margen o diferencial. El tipo de interés de referencia más común es el Euribor, aunque existen otros tipos de interés a los que podemos referenciar, como el TRH.

Una de las ventajas de este tipo de hipotecas a interés variable es que la comisión por cancelación, ya sea total o parcial, rara vez supera el uno por ciento del importe cancelado, lo que abarata la hipoteca. Estas comisiones son más bajas que en los tipos fijos. La principal desventaja es la dependencia del mercado, ya que estaremos sujetos a las oscilaciones derivadas del mercado. Así, nuestra cuota periódica cambiará  cada vez que varíe el tipo de interés.

Consideraciones de hipotecas a interés variable

Al considerar hipotecas a interés variable, evaluar la posibilidad de que las tasas de interés aumentarán significativamente en los próximos tres a cinco años. A pesar de que las hipotecas a interés variable se iniciará a una tasa inferior a la de un interés fijo de, digamos, cinco años si las tasas de interés suben bruscamente en un futuro próximo, se le enfrenta con la necesidad de pagar las tasas más altas.

Hipotecas a interes variableCombinar las hipotecas a interés variable con hipotecas a interés fijo

Algo común en el mundo de las hipotecas, es combinar hipotecas a interés variable con hipotecas a interés fijo, lo que se conoce como un préstamo de interés ajustable. Generalmente, este tipo de préstamo se inicia con un período de años en los que el prestatario está garantizado una tasa de interés específica. La tasa sigue siendo la misma, independientemente de las condiciones económicas generales. Al final de ese período, las tasas de interés migran desde un interés fijo a variable, y se aplica a cualquier saldo adeudado del préstamo.

Diferencias entre hipotecas a interés variable e hipotecas a interés fijo

Los cambios de tasa: La legislación español puede decidir aumentar o disminuir la tasa de descuento, que es la tasa que cobran los bancos a prestar fondos. Las tasas de los bancos deberán hacer variaciones de la tasa de consumo, en la forma de mayores tasas de interés de tarjetas de crédito e hipotecas.

En general, los acuerdos de tipos de variables son más susceptibles a las fluctuaciones. Los cambios en la tasa de interés para una tarjeta de crédito de tasa fija son posibles, pero no es común.

Riesgo: A menudo, el atractivo de un préstamo de tasa fija se considera una deuda de bajo riesgo. Un tipo de interés variable, por otro lado, tiene un nivel de riesgo mucho más importante, y los titulares debe ser capaz de absorber cualquier aumento en los pagos. Cuanto mayor sea la cantidad del préstamo, más drásticos serán los posibles cambios en el pago mensual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*