Renegociar la hipoteca - Condiciones para refinanciar
News Ticker

Renegociar la hipoteca

Renegociar las condiciones de una hipoteca es una opción que debemos conocer por si tenemos necesidad derenegociar hipoteca refinanciar la hipoteca. No hace tanto tiempo esta renegociación se hacía impulsada por la terrible subida de los tipos de interés, en nada acorde a la subida de los sueldos, que convertía a nuestra cuota hipotecaria en algo casi insalvable. Y para poder sobrellevarla nos veíamos obligados a renegociar la hipoteca.

Actualmente el problema es diferente, aunque la finalidad por desgracia es la misma. Ahora los tipos de interés no están altos (de hecho se ha producido una bajada de los tipos de interés grande que ha hecho que gran parte de las hipotecas hayan descendido de forma clara) pero sí que ha habido problema de empleo que ha hecho que familias hayan tenido una bajada de ingresos familiares.

A continuación vamos a ofrecerte ciertas claves para que realices esta renegociación con éxito. Lo primero de todo es ser previsores y no llegar hasta el extremo de caer en el impago. Y es aunque sea por el adeudo de una única mensualidad vencida, podemos llegar a formar parte de las listas  de morosos y, no sólo se nos negará cualquier forma de crédito, sino que también seremos objeto de una ejecución hipotecaria. Por ello, ante cualquier muestra de problema económico, planteémonos la renegociación de la hipoteca.

Un factor muy importante para saber hacia dónde llevar la renegociación es conocer perfectamente las condiciones de nuestra hipoteca y de las posibilidades de las que dispones. La hipoteca es un acuerdo a muchos años. Al firmarla aceptas unas condiciones que en ese momento te parecen favorables, pero que puede que a lo largo de los años ya no te lo parezcan tanto por diversas circunstancias. Refinanciando las condiciones de la hipoteca estaremos adecuándola a nuestra nueva situación. Así que lee atentamente las condiciones de tu hipoteca, consulta con un experto y decidid que condiciones necesitas en estos momentos.

No lleves una actitud temerosa cuando vayas a renegociar. Ten presente que el banco no quiere más propiedades (que para ellas no son rentables), sino recuperar su inversión. Por ello, el banco suele ser flexible antes de caer en la ejecución. Pero cuidado: su flexibilidad puede esconder “letras pequeñas” o “cláusulas disfrazadas de concesiones”. Ves bien preparado, conociendo las condiciones que quieres y puedes conseguir, ofrece tus argumentos con claridad y contundencia.

Existen muchísimos tipos de hipotecas, por lo que puedes elegir cuál es la más apropiada para ti. Lo que te estamos diciendo es que no aceptes la primera hipoteca que te hayan presentado sin estudiarla bien. Tú debes tener la última palabra y estar 100% convencido que las nuevas condiciones son las ideales para ti. Tampoco te dejes avasallar con palabras técnicas (pregunta todo lo que entiendas hasta que te quede totalmente claro), ni firmes nada sin tener claro lo que estás firmando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*